Bibliografía Comentada

Mariano Provencio

Jefe de Servicio
Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda, Madrid

Esta sección está supervisada por el grupo de expertos de Oncobyg. La información recogida en esta web refleja únicamente la opinión del grupo de expertos de Oncobyg, y sus recomendaciones no pretenden sustituir a las directrices de consensos de sociedades médicas o de las guías de tratamiento oncológico vigentes en la actualidad

Linfomas y mielomas

Biomarcadores en linfoma difuso.

Salles G, de Jong D, Xie W, Rosenwald A, Chhanabhai M, Gaulard P, Klapper W, Calaminici M, Sander B, Thorns C, Campo E, Molina T, Lee A, Pfreundschuh M, Horning S, Lister A, Sehn LH, Raemaekers J, Hagenbeek A, Gascoyne RD, Weller E. Prognostic significance of immunohistochemical biomarkers in diffuse large B-cell lymphoma: a study from the Lunenburg Lymphoma Biomarker Consortium. Blood. 2011 Jun 30;117(26):7070-8.

30 de septiembre de 2014

La identificación de factores pronósticos en las enfermedades malignas es necesaria para poder conocer la evolución de la enfermedad y también poder aplicar tratamientos adecuados a la agresividad de la misma. Esto es todavía más crucial en los linfomas. La más importante de ellas es el IP (International Prognostic Index). Con el desarrollo de los perfiles de expresión génica, se identifican los subtipos de linfomas de alto grado del centro germinal y los de células B activadas, pero que son de difícil aplicación en la práctica diaria. A su vez, los diversos tratamientos también pueden modificar la evolución de la enfermedad. El Lunenburg Lymphoma Biomarker Consortium (LLBC), realizó un estudio en grandes series de pacientes con linfoma difuso de células grandes (1514 pacientes de diversos ensayos clínicos) para determinar el valor de marcadores inmunohistoquímicos y su posible combinación con marcadores clínico-biológicos. Se estudiaron mediante inmunohistoquímica BCL2, BCL6, CD5, CD10, MUM1, Ki67, y HLA-DR. Un modelo pronóstico identificó cuatro grupos de riesgo usando BCL2, Ki67, e IPI, que logra mejorar la identificación de pacientes de bajo riesgo. Pese a los avances en biomarcadores, IPI permanece como el mejor factor pronóstico en la era de rituximab.