Cáncer de ovario

Ramón Colomer Bosch

Hospital Universitario La Princesa, Madrid
Jefe de la sección de oncología médica.

Tomás Pascual Martínez

Hospital Universitario La Princesa, Madrid
FEA oncología médica

Esta sección está supervisada por el grupo de expertos de Oncobyg. La información recogida en esta web refleja únicamente la opinión del grupo de expertos de Oncobyg, y sus recomendaciones no pretenden sustituir a las directrices de consensos de sociedades médicas o de las guías de tratamiento oncológico vigentes en la actualidad.

Novedades en el Biomarcador

Determinación de P53


Ver laboratorios que utilizan estas técnicas

Determinación de P53

Esta determinación permite la identificación correcta de los diferentes tipos histológicos, que es muy relevante de cara a la realización de un pronóstico y es en ocasiones compleja. Junto con la morfología, el uso de la inmunohistoquímica con p53 (y también WT1, Napsina A, beta-catenina y receptor de progesterona) puede ayudar a diagnosticar con exactitud el 95% de los casos11.

Métodos de medición
• La vida media de la proteína codificada por el gen indemne es muy corta (6-30 minutos), y su nivel medio celular relativamente bajo para ser detectado; sin embargo, la proteína mutante defectuosa es difícilmente degradada, tiene una extensa vida media y su acumulación permite detectarla mediante procedimientos inmunohistoquímicos que cuantifican la cantidad de núcleos teñidos12

Se asume que una mutación del gen p53 causa una acumulación de la proteína p53 anómala en las células.

• Determinación de mutaciones o deleciones del gen p53 mediante PCR (reacción en cadena de la polimerasa)

Utilidad clínica: valor pronóstico y valor predictivo. 
Con base en estudios previos de índole clínica, patológica y de genética molecular, Kurman y Shih propusieron en 2008 un modelo para explicar la patogénesis del cáncer ovárico, según el cual los tumores de este órgano se pueden agrupar en dos tipos. Los tipo I son usualmente estables y de crecimiento lento. Se forman a partir de lesiones precursoras bien definidas conocidas como tumores “borderline” y presentan mutaciones en genes como KRAS, BRAF, PTEN y beta-catenina. Los tipo II, por su parte, son los que exhiben mayor agresividad e inestabilidad genética e incluyen los carcinomas indiferenciados, los serosos de alto grado y los carcinosarcomas. Los tipo II, de forma característica, presentan mutaciones de p53, permitiendo su determinación la identificación de los mismos: 

imagen 1

HGSC High-grade serous carcinoma, EC endometrioid carcinoma, CCC clear cell carcinoma, LGSC Low-grade serous carcinoma, MC mucinous carcinoma

 
Recomendación
Junto con la morfología, el uso de la inmunohistoquímica con p53 (y también WT1, Napsina A, beta-catenina y receptor de progesterona) puede ayudar a diagnosticar con exactitud el 95% de los casos11.  

 

Referencias bibliográficas
11. Santaballa A, Barretina P, Casado A, Garcia Y, Gonzalez-Martin A, Guerra E, et al. SEOM Clinical Guideline in ovarian cancer (2016). Clin Transl Oncol. 2016;18(12):1206-12. 
12. Harris CC. Structure and function of the p53 tumor suppressor gene: clues for rational cancer therapeutic strategies. Journal of the National Cancer Institute. 1996;88(20):1442-55.