Salutación- Feliz Año 2015

Emilio Muñoz.

No conmemoramos nada, no hay efeméride especial, aunque no es pequeña celebración que  llevemos nueve años de existencia y empecemos el décimo año de actividad en esta sección que publicó el primer editorial en febrero de 2006.
 
El objetivo de esta salutación, tras hacer llegar a los lectores los mejores deseos para este año, es introducir la pronta y casi seguida publicación de dos textos editoriales. A este cambio en la agenda de publicación se añade un cambio en las afiliaciones que acompañan mi firma, en las que voy a añadir a la del Instituto de Filosofía, la de la Unidad de Investigación en Cultura Científica del CIEMAT, ya que el trabajo que se va publicar es una síntesis de lo que realizo en ambas instituciones. Otro pequeño hecho diferencial es un ligero incremento  en extensión de  los dos editoriales que inauguran el programa de este año.  
 
Un número importante de mis editoriales han buscado la relación entre la biología, la biomedicina personalizada y las cuestiones éticas, sociales y políticas que envuelven su desarrollo dentro de lo que he llamado un programa de “filosofía de la biología”. Este programa ha perseguido apoyarse en la teoría de la evolución como marco teórico y de aproximarse a los temas desde una perspectiva interdisciplinar, una visión holista, y con el objetivo central de contribuir a la cultura y concienciación científica de una comunidad interesada por los avances de la medicina personalizada. 
 
En esta línea editorial hemos cosechado, si se me permite la inmodestia, algunos éxitos al poder identificar que la biología evolutiva ofrece un armazón de datos y argumentos para  apuntar que hay necesidad de mucha reflexión socio-ética para poder proponer cambios en las estrategias políticas que inciden negativamente sobre la calidad de vida y el bienestar humano.
 
Gracias a esta plataforma, en combinación con los trabajos que realizo en otras instituciones y plataformas, he llegado al importante dato de que  la ética, las  éticas en plural, son un efector importante en la evolución. Una cristalización de estos resultados se ha formalizado en los editoriales que se van  a publicar. Estimo que es el momento de dedicar estos trabajos y de expresar los agradecimientos a  quienes forman el equipo intelectual e institucional que  han hecho posible el trabajo del director de la sección. 

La dedicatoria es para dos campeones en la defensa de los valores asociados al respeto a los derechos de los seres humanos y a  la sostenibilidad de nuestro medio ambiente. Se  trata de Ricardo Díez Hochleitner  por su inmensa tarea en la promoción de la educación en entornos diversos y complejos  así como por su destacada actuación al frente del Club de Roma, en donde ha ocupado la Presidencia del Capítulo Español, la del Club de Roma Internacional y ahora es Presidente de Honor. A este nombre señero de la auténtica marca España, añado la del Papa Francisco, cuyos dos años de pontificado están constituyendo una admirable sorpresa tanto por lo que hace como por lo que dice, con una campaña de comunicación intensa orientada a la crítica de los abusos de los poderes políticos y financieros que están conduciendo a enormes desigualdades y a la transgresión de los derechos humanos en lo que atañe al bienestar de los ciudadanos del mundo.
 
Los agradecimientos son por su parte el  reflejo  de la construcción de una red de colaboradores que han formado un amplio grupo virtual. El reconocimiento se extiende a María Cornejo, Irene Díaz, Emilia Lopera, Ana Muñoz van den Eynde, Miguel Ángel Almodóvar, y Juan Carlos Sanz del CIEMAT; a los integrantes del Instituto de Filosofía del CSIC encabezados por su Directora, Concha Roldán y de modo especial a los componentes del Departamento de Ciencia, Tecnología y Sociedad: Eulalia Pérez Sedeño, María Jesús Santesmases, Ana Romero de Pablos, Mario Toboso y Jesús Rey; a Domingo Alfonso Martín y Ana García Laso con la colaboración de Belén Flor en  la Escuela de Ingenieros de Minas y Energía de la Universidad Politécnica de Madrid. Debo un reconocimiento muy especial por su inapreciable ayuda a los responsables de la operatividad de la sección” La biotecnología de la salud en el espejo”  en la web del Instituto Roche: Mercedes Puente, Débora Godoy y el traductor de los textos al inglés, Javier Romero. 
 
Una última mención, pero no menos importante a dos colaboradores a título personal y sin vinculación institucional:  Carlos Álvarez Pereira, especialista en análisis de sistemas complejos y Presidente de la fundación Innaxis y el biólogo evolutivo y filósofo Andrés Moya, antiguo contribuyente a esta sección, cuyos dos últimos libros: “El cálculo de la vida” y “Biología y Espíritu” me han llegado gracias a su generosidad y son una fuente importante para profundizar en la reflexión sobre evolución y biología.

Emilio Muñoz